El “ sentiment ” del método Osmin, dentro y fuera de la red