Instagram, una red aún para explotar