Maratón de Boston: cómo se difunde una tragedia por los social media